Wednesday, November 25, 2009

LA RELACIÓN EDUCATIVA EN LA EXPERIENCIA DE DON DON BOSCO

LA RELACIÓN EDUCATIVA EN LA EXPERIENCIA DE DON DON BOSCO

Congreso Nacional para maestros salesianos, 10 a 12 de marzo de 2006, Morelia Mich.

INTRODUCCION

Afrontar el tema de la relación educativa en don Bosco, es afrontar en concreto su experiencia de vida. Porque eso es precisamente don Bosco: experiencia y vida, y porque eso también es la relación educativa: vida, encuentros, experiencia.

Sin renunciar a las sistematizaciones que, sea por motu proprio, sea por instancias de otros, hizo don Bosco de su experiencia educativa y de su largo y profundo contacto con los muchachos, para comprender mejor quién fue Juan Bosco y el estilo de intervenciones educativas que mantuvo con los jóvenes, podemos recurrir a sus escritos, a los diálogos que él mismo nos reporta, a sus sueños. Pero quizás un musical, una obra de teatro, una película, una canción, pueden ser, para los fines de esta presentación, nuestra mejor mediación.

Para esta ocasión analizaremos brevemente un diálogo elocuente, paradigma de la relación educativa salesiana: el primer encuentro de Don Bosco con Miguel Magone. Y de igual manera he querido seleccionar, del último film sobre don Bosco, algunas escenas que nos introduzcan en el fascinante mundo de las relaciones y de los encuentros interpersonales que tejió Don Bosco en el Oratorio de forma admirable y armoniosa.

FINALIDAD

Mi intención no es agotar, sino sólo sugerir, algunos elementos característicos del estilo de relación educativa que Don Bosco experimentó con sus muchachos, esperando generar en uds., por un lado entusiasmo, orgullo y agradecimiento por tenerlo como modelo de educador e intercesor, y por otro, un grande deseo de conocerlo para amarlo. Porque también nosotros, amando lo que hacemos como maestros salesianos, podremos experimentar el mismo gozo y la mima alegría que experimentó Don Bosco al estar entre sus niños y jóvenes.

ACERCAMIENTO A MIGUEL MAGONE

Don Bosco escribió la biografía de tres de sus muchachos: Domingo Savio, Francisco Besuco y Miguel Magone.

Don Bosco escribe la de Magone un poco después de la muerte del muchacho, sucedida en el Oratorio de Valdocco en enero de 1859. La biografía es un testimonio singular del tipo de vida vivido en Valdocco y presenta los contenidos y las ideas que constituyen la esencia de la pedagogía de Don Bosco.

El diálogo al que nos referimos es paradigma de la relación educativa salesiana. Escuchémoslo y dejémonos introducir en la escena…..

(se escucha el diálogo..9’)

COMENTARIOS

1. Intencionadamente don Bosco relata este encuentro, dándonos las circunstancias y la ambientación propia para entrar en sintonía: Una estación de trenes, la niebla, la penumbra, poca visibilidad, aparente tranquilidad.

2. Pero en medio de esta aparente serenidad, don Bosco percibe algo especial. Vemos en él una aguda capacidad para descubrir lo original. Imaginamos esas esperas largas en la estación, quizás don Bosco rezando el breviario, pero atento a las circunstancias del lugar. Y esas circunstancias eran del todo especiales: unos muchachos jugando, gritando. Y que en lugar de molestar o fastidiar a nuestro pasajero, se traducen en ocasión especial de encuentro.

3. “Se percibía una voz”..dice don Bosco. De inmediato nos coloca en el centro del relato: una persona, a la que trata de identificar. La busca, la empieza a descubrir, a identificar de entre todos. “Sintió curiosidad”..dice por saber quién era el jefe

4. Don Bosco no se queda sentado, va al encuentro, y se coloca en medio de los muchachos. Y vaya que se necesita valor, arrojo. Y enfrenta. Lo que podría haber sido un reto directo a su autoridad de cura, de señor, de adulto, se convierte en ocasión de diálogo.

5. “Soy tu amigo”. Y eso, ser amigo, no lo hizo depender ni en ese momento con Magone ni después, de la aceptación o benevolencia que le hubieran tenido los chicos. Es como un antecedente, algo que don Bosco ya es y quiere lograr en cada chico. Soy tu amigo y quiero jugar y divertirme contigo, y con tus amigos. El deseo de ser amigo es incondicional e independiente a la respuesta misma del muchacho.

6. El vínculo establecido no es exclusivo ni excluyente: deseo entretenerme con ustedes.

7. Llega una pregunta clave:¿Quién eres tú? Don Bosco va directo a la persona, a su nombre, no a lo que aparenta, o a lo que hace. Mientras, la confianza que suscita en Magone atrae también a sus amigos, a quienes también don Bosco dirige una palabra.

8. A través de las preguntas de don Bosco, y las respuestas dadas por Magone, queda evidenciada esa capacidad asertiva de Don Bosco para evitar cualquier juicio, para evitar personalizar cualquier desaire, y en cambio para establecer un diálogo de persona a persona, de mi ante ti, donde habla en primera persona, y se dirige a un tú, no a un él impersonal.

9. Recorriendo la familia, los estudios o el trabajo, la vida cristiana de Magone, don Bosco reflexiona sobre el bien que le puede hacer, sobre lo que él, don Bosco, puede hacer por él, Magone. Si ese brío y ese carácter emprendedor fueran sometidos a una buena educación….podría dar mucho de si. Vaya enseñanaza…queridos maestros.

10. Por eso retoma el diálogo, pero ahora para hacerle una propuesta.¿Serías capaz de?...te gustaría? El encuentro con don Bosco suscita en el joven el deseo de mejorar, de cambiar. Y tanto, que hasta deseo de imitar suscitó en él: “si un pillo como yo pudiera llegar a ser cura”.

11. Y este deseo de ayudar, por parte de don Bosco, y la respuesta de Magone de cambiar, se traducen en una oferta concreta para entrar en un ambiente, para vivir una experiencia llena de valores: el Oratorio de Valdocco.

12. Lo que en gran medida ayudó a Magone, luego, fue el acompañamiento dentro del Oratorio. A don Bosco no le bastó encontrarse en un momento, descubrir el alma profunda del muchacho, invitarlo a venir, a ver. Lo encomendó a un ángel custodio. Significa que ya en el Oratorio don Bosco daba la confianza a sus muchachos y los ponía inmediatamente en la posibilidad de hacer el bien, de repetir lo que él hacía, de ser sus monitores.¿Pueden ustedes imaginar el bien que se le hace a un muchacho cuando descubre que es capaz, que puede servir, que puede ayudar, que gracias a él otros pueden ser mejores?

13. Es algo que llama la atención: don Bosco constituyó la Sociedad Salesiana valiéndose de los mismos chicos, a los que fue capaz de proponerles altos ideales, un modelo de persona solamente comparable a la persona de Jesucristo.

La vida de Magone es un clásico ejemplo de la educación por el camino del corazón. Es un documento que nos confirma cómo toda la pedagogía de Don Bosco se identifica en gran medida con la presencia de su bondad y de su santidad.

FILM DON BOSCO

Pasemos ahora a la película de don Bosco.

Cada escena, más allá de su relación estricta con la historia (si sucedió o no históricamente, y miren que no digo si sucedió o no realmente…) cada escena es siempre verdadera, porque nace del vínculo afectivo que han establecido las personas con don Bosco y con su obra.

A través de estas escenas les invito a descubrir los rasgos que caracterizaron los encuentros de Don Bosco con los jóvenes, sabiendo que lo esencial en Don Bosco es la relación misma, es decir LA HISTORIA DEL ENCUENTRO DE PERSONAS.

Quizás encontremos algunas imprecisiones en los datos, sobre todo en el doblaje al español, pero vayamos más allá de eso y descubramos al Padre, al Maestro, al Amigo en acción.

SELECCIÓN DE ESCENAS (20’)

9 escenas escogidas:

1. Visita a la cárcel de Turín-Oración: encuentro con Enrico, Bruno.

2. Encuentro con Giuseppe Buzzetti.

3. Juego de cartas con Giovanni Cagliero.

4. Encuentro con Michelle Rua.

5. Separación, desencuentro con Enrico-Oración (perdón).

6. Confesión de Enrico-cárcel.

7. Oratorio: diálogo con Domingo Savio.

8. Diálogo con Buzzetti.

9. Encuentro con Tomás Patrani y con todos los jóvenes de la historia.

(al terminar la selección de escenas…)

Y la historia continúa…

Pero no sólo son los salesianos: las Hijas de Ma. Auxiliadora, fundadas por Don Bosco y Madre Mazzarello están presentes en más de 90 naciones, con 1511 comunidades y más de 15 000 hermanas.

Hasta hace poco, los Cooperadores Salesianos, también fundados por don Bosco sumaban más de 35 000, y los exalumnos y exalumnas de los sdb y de las fma, asociados y comprometidos apostólicamente sumaban 328 000.

Y la Familia Salesiana sigue creciendo, hasta contar en el momento con más de 25 grupos reconocidos vibrando en la misma sintonía, buscando realizar un mismo sueño.

¿Pero qué es lo que está a la base de todo este dinamismo, de toda esta energía que ha trascendido el tiempo y los límites geográficos, religiosos, culturales, económicos?

A la base están esos encuentros, los que tuvo don Bosco y que siguen teniendo cada salesiano, cada FMA, cada maestro salesiano que vibra en la misma sintonía.

COMENTARIOS y PROFUNDIZACIÓN

Pues bien, esto que hemos visto y, mucho, ciertamente mucho más es Don Bosco. Veamos algunos rasgos que caracterizan sus relaciones, que en él no pueden ser sino sólo educativas.

1. La relación que establece Don Bosco es una relación siempre intencionada. Tiene muy clara su finalidad. Sabe lo que quiere de cada encuentro, porque sabe lo que quiere desde antes de sus encuentros.

2. Su punto de partida está claramente definido: es sacerdote siempre y en todas partes. Tiene muy claro lo que él es, su identidad. Una identidad que fue adquiriendo y forjando al lado de grandes maestros: su madre, sus maestros, sus superiores, sus amigos.

3. Don Bosco sale al encuentro, busca encontrarse, favorece el encuentro, lo crea. Genera las mediaciones concretas. No hay casualidades, sino causalidades. Si bien es cierto que de lo inesperado, obtiene también provecho. Y dentro de estas relaciones, es capaz de soportar el rechazo y el sufrimiento, pues tiene la convicción de hacer las cosas en nombre de alguien, no a título personal.

4. Tiene una visión optimista y realista de los muchachos. Cuenta con todas sus carencias, sus debilidades, las conoce; pero también cuenta con todas sus potencialidades. Esta es la conciencia habitual que le acompaña.

5. Hace “clik” inmediatamente con la experiencia vital del muchacho, en su edad y en su momento evolutivo y establece con él un vínculo afectivo cordial, maduro, sano y profundo.

6. Está “presente” en medio de los jóvenes, realmente… Es decir, dedica tiempos largos para entretenerse con ellos. Comparte sus ilusiones, sus angustias, sus amores, sus luchas. Su capacidad de entrar en sintonía con sus problemas y la empatía que le caracterizan hacen de Don Bosco un gigante de encuentros educativos. De ahí se deriva lo que hemos denominado “pedagogía de la presencia”, “asistencia salesiana”, Sistema Preventivo, pedagogía salesiana.

7. Tiene una propuesta siempre clara, directa y de fácil comprensión. Invita. No deja pasar cualquier ocasión para sugerir, motivar, animar.

8. La componente religiosa envuelve todas sus intervenciones: es una pasión que lo acompaña por doquier. La presencia de Dios en Don Bosco se hace cotidiana, habitual, cercana. Es más, hace percibir a sus muchachos que efectivamente Dios es eso: presencia habitual, cercana, envolvente; Dios es diálogo, encuentro. Y por lo tanto, persona. De aquí nace en los muchachos la conciencia de ser imagen de Dios, y que por lo tanto, hay que luchar pro cuidar esta imagen con todos los medios.

9. Propone y sugiere en todos sus encuentros, la vida de los sacramentos (confesión, comunión), y la catequesis; pues son la expresión concreta del amor que Dios tiene a sus muchachos. Es su fuerte convicción, por la que hará cualquier cosa con tal de no perderla.

10. En su relación, juntos, don Bosco y los jóvenes, son actores principales. Dan sentido a lo actual y juntos proyectan lo posible proporcionando nuevos contenidos.

11. Todo esto es posible porque la relación educativa que establece Don Bosco no sólo es encuentro de personas que se relacionan por sí mismas, sino que es una interaccion mediada, pautada, que encuentra su sentido más allá de la búsqueda del otro como “partenaire”.

12. Vemos en don Bosco un triple movimiento, una circularidad de emociones, pensamientos y acciones que se reinterpretan entre si: del encuentro con los muchachos, al encuentro con su Dios. Del encuentro con su Dios al encuentro consigo mismo. Del encuentro consigo mismo al encuentro de nuevo con los jóvenes.

13. Si bien las relaciones se resuelven en la praxis, no es menor la profunda capacidad de reflexión que caracteriza a don Bosco.

14. La relación que establece don Bosco no es una relación ya dada, estudiada, elaborada en el escritorio, sino que se construye en el momento. Se crea en el mismo momento en que las personas se abren a la posibilidad de que el otro diga algo, de que el otro me diga algo. Por otro lado así son las auténticas relaciones interpersonales. Todas son diferentes, porque siendo personales, es decir, siendo encuentro de personas, se crean en lo que tienen de único e irrepetibles.

15. Don Bosco considera el entorno del muchacho, su historia familiar, su vínculo con la tierra (¿de dónde eres?¿dónde vives?), y saca de ellos elementos para conectar con lo vital de su persona. Y es que en realidad punta sobre lo esencial. Aún algo malo en sí mismo (robar, por ejemplo), se convierte en ocasión de algo bueno (te espero en el Oratorio). Y aún más, “llévate la manzana”, porque lo más importante eres tú.

16. El estilo de relación que establece tiene como base la afectividad, pero se proyecta a través de las cosas razonables y tiene como destino el encuentro con Dios. Estos tres elementos, que luego serán la columna vertebral del Sistema Preventivo, definen no sólo una metodología pedagógica, sino las energías más profundas del muchacho y de su educador.

17. La relación educativa en Don Bosco es un signo que anticipa un bien que está por venir y encausa hacia el futuro, hacia el devenir. Orienta las energías del muchacho a la búsqueda de lo bello, de lo verdadero, de lo bueno.

18. La toma de conciencia de estas relaciones, no se traducen para Don Bosco en un saber estrictamente teórico, sino que lo remiten a experiencias de vida. Por eso sus escritos se traducen en: memorias, recuerdos, cartas, sueños, biografías (como la de Savio, la de Besuco, la de Magone).

19. En este tipo de relación educativa, don Bosco interviene, señala límites sin miedo, proyecta, lanza.

20. Está más dispuesto a comprender que a señalar. Y por lo mismo está dispuesto a reconocer sus errores y a pedir perdón.¡Cuánto debemos aprender!

21. Ayuda a reconocer las carencias afectivas, pero en el encuentro genera el deseo de amar y la necesidad de dejarse querer.

Creo que suficientes elementos tenemos para hacer un agudo examen de conciencia como maestros salesianos. Y no sólo porque debamos responder a un compromiso laboral, sino a un compromiso personal de vida, porque lo que está en juego es más que una función, son unas personas: soy yo y son mis alumnos.

Queridos maestros: ésta es una partecita de nuestra herencia. Sintamos gusto y orgullo por ser custodios de la tradición educativa salesiana. Agradezcamos ese hermoso regalo, pero también pongamos manos en la empresa.

Si Dios ha dado a los niños y a los jóvenes este hermoso regalo, no traicionemos lo que esperan de nosotros. Don Bosco vivió ayer, los maestros salesianos estamos hoy, los jóvenes estarán siempre.

Que Dios les bendiga, don Bosco nos ayude, y muchas gracias por su atención.

P. José Antonio Hernández Valdez sdb

No comments:

Post a Comment

Post a Comment